Por Deniss Montero Figueroa

Frente a las preocupantes noticias sobre el Coronavirus, si bien aún en Colombia el riesgo de que llegue la enfermedad es bajo, sí debe generarnos una serie de reflexiones sobre la salud y su incidencia en la sostenibilidad, como:

Hoy somos más, vivimos más, pero nos enfermamos más.

Pasamos buena parte del día en el trabajo, en una oficina que cada vez demanda más de nuestro tiempo.

Vivimos en medio de agentes cada vez más contaminantes y contaminados. No en vano, en ciudades como Bogotá y Medellín se han decretado medidas de urgencia para disminuir los niveles de polución.

Los virus gripales cada vez mutan y se vuelven más agresivos y resistentes a los medicamentos.

Todo lo anterior debe llevarnos a acciones conscientes como individuos y como empresas: al empezar el malestar es importante tomar medidas que generen barreras e impidan su propagación, así se trate de un simple resfriado (uso de tapabocas, lavado de manos, etc.). Pero si los síntomas avanzan, hay que perder la pena o el temor, y hablar con los jefes para evitar el contagio a los demás.

“El resfriado común es la tercera causa de ausentismo laboral en Colombia”

Las organizaciones deben entender que una medida oportuna como el home office es un acto de responsabilidad social, pues puede evitar que empeore la condición del colaborador y prevenir el contagio a otras personas, lo que mitiga el riesgo de incrementar el número de incapacidades y, por ende, los gastos que éstas generan. 

Además, es una cuestión ética: para el trabajador al hablar con la verdad y levantar la mano a tiempo con el fin de manifestar que algo no anda bien. Y para la empresa al creer y generar confianza, sin necesidad de que siempre deba mediar la “prueba” de una incapacidad médica. No es un superhéroe, ni el más comprometido aquel que va a trabajar así esté con 40 grados de fiebre. No, no es un ejemplo que seguir. Es un irresponsable con su salud y con la de los demás. Y esto lo deben entender, de una vez por todas, tanto colaboradores como directivos.